Abren una clínica en Australia para curar la resaca