El reto: Dani y su equipo tienen dos horas para acondicionar el local