Los ratones de Pablo no asustan a los negociadores