Ni pepino, ni calabacín...¡es una papaya!