El extravagante pintor del bigote era...