Aprovechó sus encantos para regatear