Más feliz que nadie con sus 380 euros