Killa utiliza sus armas de seducción para negociar