El detalle romántico de Pedro que hace que Violeta se vuelva loca de contenta: “¡Qué cuqui!”