Última cita y sin cámaras de Marina y Alai: no han podido estar más cariñosos