Última cita y sin cámaras de Marina y Alai (parte 2): se entienden a la perfección