El misticismo de Sophie en 'La Casa de los tronistas': Fuera malas vibraciones