Sofía y Albalá rompen como amigos y se funden en un abrazo (con lágrimas incluido)