Miguel, fascinado con los ojos de Selena