El talento oculto de Rocío: la poesía (pero el reto acabó con un Álex muy agobiado)