Jaime, a Eleazar: “Vienes con mucha prepotencia”