Marina y Alai pasan de los reproches a los besos en pocos minutos