Álex Bueno, nervioso e ilusionado, antes de entrar en La Casa de los tronistas