Parte dos: una reconciliación que deja a Martí y Jenni con muchas dudas