La verdadera razón por la que Barranco podría estar tan frío en su trono