¿Está llorando Barranco? El tronista no es de piedra