El bajón de Amal con Santana: “No quiero hablar”