Una confidencia le cuesta la expulsión a Alejandro