Albert, entre lágrimas: "Estoy acostumbrado a trabajar mi cuerpo pero las emociones no las controlo"