Iratxe y Labrador terminan en el suelo, pero muertos de la risa