Los enamorados tampoco tienen suerte con los Honoris Causa de Harvard