Los 'súper campeones' ganan y Aarón cumple su promesa de raparse al cero