La madre de Aarón, obsesionada con las espinas del bacalao