Anna Mª y Aina, imbatibles