Estefanía, loca por el arroz blanco