Aina, preocupadísima con las nécoras