Juan Antonio, llorón desde pequeño