África y Pablo, al límite