¡Gema echa tres puñados de sal al plato!