Si Álvaro cocina, vienen los bomberos...