Cristina casi deja tuerto a su padre con una pasa