Los calamares rellenos de Espe no pueden con la zarzuela de marisco de Montse