Cai Guo-Qiang sorprende en el Museo del Prado