El asesino obsesionado con los relojes de arena por un trauma de su infancia