Los torturadores y la memoria de su padre acorralan a Derek