Lewis, en manos del enfermo asesino de las caretas humanas