La falta de sueño provoca en las víctimas fuertes alucinaciones