La UAC busca a un torturador que mantiene despiertas a sus víctimas