El secuestrador ata a sus víctimas y las controla con una webcam