Los analistas federales buscan a un sicario que maquilla a sus víctimas