El sicario pega en las manos de una de sus víctimas una granada