El segundo asesino también vio una sombra antes de matar a su madre