Una huella extra en el escenario del crimen desconcierta a Morgan y a Rossi