La agente Kate Callahan encuentra al asesino en la casa de Amelia