La huella del asesino: varios cadáveres con el teléfono móvil en la boca